Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Deathstroke’

Hola holita odiaelfos!

Hoy vengo a hablaros de una serie que empezó hace un par de semanas y que, como aficionado a los tíos musculados inexpresivos cómics, no podía perderme. Me refiero a Arrow, serie emitida en The CW (Warner) basada ligeramente en los cómics de Green Arrow  de la New52  de DC Comics (Warner, oh sorpresa! eso explica muchas cosas!)

La serie pretende ser una especie de Revenge, pero dentro del universo DC (aunque no esperéis a Batman o a Superman por ahí [por lo menos en esta primera temporada, luego ya veremos, que el dinero es el dinero]) El concepto de la serie se puede resumir en:

Torsos desnudos

Disparar con el arco

Parkour

Torsos desnudos

Parkour

Disparar flechas

Torsos desnudos

Y más parkour

Y luego entre medias te van contando la historia. Y la historia te cuenta la vida de Oliver Queen (Stephen Amell) que después de sobrevivir a un accidente de barco, acaba perdido en una isla en la que tiene que sobrevivir durante varios años (adquiriendo en el camino una serie de habilidades con el arco y en otras materias) hasta que es rescatado. Y hasta aquí el parecido con los cómics (los clásicos, al menos) Y no está mal, quiero decir, tiene mucho de telenovela clásica, con sus juegos de poder en las Empresas Queen, esa madre bajando las escaleras de la mansión cual madrastra malvada, un padrastro que es amigo de la familia desde siempre, una hermana (Thea Queen ¿?! WTF!!)ligera de cascos y con problemas de adicción a las drogas (es tan fácil ver a Paris Hilton en el personaje que lo tuvieron que hacerlo moreno para que no cantase tanto) que responde al apodo de Speedy el sidekick de Green Arrow en los cómics; un amigo de la infancia, Tommy Merlyn, que si comparte con los cómics algo más que el nombre, va a traer cola. Líos amorosos para atraer a las adolescentes (como si con los planos de pechazo de Stephen Amell no fuera bastante reclamo) en el personaje de Laurel “Dinah” Lance (Katie Cassidy) a la que no dudaría que veremos embutida en las medias de rejilla de Canario Negro, entre el season finale y el principio de la siguiente temporada (si la renuevan, que si no pierde mucho el rumbo, así será) y que todos sabemos como ha de acabar, pero nos encanta ver como no se desarrolla esa relación.  

Por lo demás, tiene mucho de Smallville (y de hecho llena el hueco el la parrilla dejada por esta), con al diferencia de que si en una los personajes parecían lobotomizados, aquí van todos con cara de oler mierda pero menos. Los personajes, en algunos momentos parecen ajenos al trasfondo marcado, y en otras, otros completamente distintos; pero como se suele decir me vale, quiero decir, esto no es ni Game of Thrones United States of Tara donde los personajes y sus trasfondos mueven la serie y las tramas; pero hace una función básica (y que yo por lo menos reclamo a este tipo de series, antes de una actuación de premio o unos guiones de infarto) entretiene.

Echamos de menos tu bigotillo, Floyd!

Un AS menos robótico de lo que estamos acostumbrados

Entretiene porque las partes de acción están bien trabajadas, y además, y muy importante pero pareces no darte cuenta, es el propio Stephen Amell el que hace las escenas de saltas, patadas y demás coreografías, dándole a las escenas cierto realismo bastante agradable de ver. Realismo que por otra también pretenden dar a los personajes antagonistas, haciendo que Deathshot no tenga una puntería infalible si no usa el aparato electrónico de su ojo, o haciendo de la Royal Flush Gang unos atracadores de banco al uso pero con caretas tuneadas con la escalera real.

Capítulo aparte para la banda sonora, por fin han optado por prescindir de los servicios de Mark Snow , y ya no acaba con un aire ñoño hasta la escena más insulsa, como pasaba con Smallville (lo sé, las comparaciones son odiosas, pero es que debe demasiado a esa serie como para no comparar)

Aún así y con todo lo que la serie ya ha ofrecido en los cuatro capítulos que lleva en el aire, todavía le quedan grandes bazas que jugar, como la aparición de La Cazadora (The Huntress, no confundir con la prenda de ropa) el cameo estelar de un Deathstroke y su relación con la isla (dios, espero que empiecen a explicar ya cosas, casi interesa más que los rollos de Oliver con Thea) y sobretodo el retorno a nuestras pantallas del Capitán Jack Harkness John Barrowman, por si no fuera bastante tensión sexual tener al Stephen Amell descamisado por ahí, te ponen a este madurito interesante pedazo de actor.

El Veredicto final entonces es: BIEN  Es una serie correcta, que entretiene y que, de una manera u otra, te hace pasar un rato agradable y divertido. Recomendable para todo aquel que quiera pasar un rato divertido delante de la pantalla sin tener necesidad de ir apuntando los giros y las tramas en una libreta.

Puntuación: 3/5 Gallifantes.

Read Full Post »